OFTALMOLOGÍA PEDIÁTRICA

ESTA ESPECIALIDAD SE OCUPA DE LOS TRASTORNOS DE LA VISIÓN ACONTECIDOS DESDE EL NACIMIENTO HASTA LA ADOLESCENCIA.

Cabe recordar que la visión del ser humano se consolida definitivamente entre el séptimo y el octavo año de vida, período que denominamos de plasticidad ocular. La oftalmología pediátrica es la encargada de diagnosticar las patologías visuales que, de no ser corregidas a tiempo, podrían acarrear daños irreversibles en el sistema visual.

Algunas de las enfermedades que pueden padecer los niños son: estrabismo (mala alineación ocular), catarata congénita, glaucoma congénito, obstrucción lagrimal, tumores intraoculares (retinoblastoma) o retinopatía del prematuro.

Es el oftalmólogo pediátrico quien ha tenido una formación y práctica adicional en el examen de los niños y el cuidado de sus problemas oculares y podrá prevenir, diagnosticar y tratar la salud visual de los infantes.

 

ESTRABISMO

EL ESTRABISMO ES UNA CONDICIÓN EN LA CUAL LOS OJOS ESTÁN DESALINEADOS Y APUNTAN EN DISTINTAS DIRECCIONES.

Se puede manifestar desde la infancia o ser adquirido posteriormente por situaciones médicas o neurológicas. En el primer caso, suele producir disminución de la visión, y en el segundo, visión doble.
El estrabismo se puede tratar con anteojos, con anteojos con prismas, con ejercicios ortópticos o con una intervención quirúrgica.

CAUSAS

Seis músculos diferentes rodean cada ojo y trabajan “como un equipo”, lo cual permite que ambos ojos se enfoquen en el mismo objeto.

En las personas con estrabismo, estos músculos no trabajan juntos. En consecuencia, un ojo mira a un objeto, mientras el otro ojo se dirige en dirección diferente para enfocarse en otro objeto.

Cuando esto ocurre, se envían dos imágenes diferentes al cerebro: una desde cada ojo. Esto confunde al cerebro. En los niños, el cerebro puede aprender a ignorar la imagen proveniente del ojo más débil.

Si el estrabismo no se trata, el ojo que el cerebro ignora nunca verá bien. Esta pérdida de la visión se denomina ambliopía y también recibe el nombre de “ojo perezoso”. Algunas veces, la ambliopía se presenta primero y causa el estrabismo.

En la mayoría de los niños con estrabismo, la causa se desconoce. En más de la mitad de estos casos, el problema está presente al nacer o poco después, lo cual se denomina estrabismo congénito.

La mayoría de las veces, el problema tiene que ver con el control muscular y no con la fortaleza del músculo.

Enfermedades asociadas, antecedentes familiares de la enfermedad son factores de riesgo. Así como la hipermetropía puede ser un factor contribuyente, especialmente en niños. Además, cualquiera otra enfermedad que cause pérdida de la visión también puede ocasionar estrabismo.

SÍNTOMAS

Los síntomas del estrabismo pueden estar presentes todo el tiempo o pueden aparecer y desaparecer. Pueden abarcar:

  • Estrabismo (ojos bizcos).
  • Visión doble.
  • Ojos que no se alinean en la misma dirección.
  • Movimientos oculares descoordinados (los ojos no se mueven juntos).
  • Pérdida de la visión o de la percepción de profundidad.

TRATAMIENTO

El estrabismo se puede tratar con anteojos, anteojos con prismas, con ejercicios ortópticos o con una intervención quirúrgica.
 
La cirugía de estrabismo permite aflojar o fortalecer los músculos del ojo alcanzando una alineación ocular exitosa con una rápida rehabilitación, mejorando los aspectos funcionales y estéticos o ambos.
 

CIRUGÍA DE ESTRABISMO

Esta intervención permite aflojar o fortalecer los músculos del ojo, alcanzando una alineación ocular exitosa con una rápida rehabilitación y mejora de los aspectos estético y funcional.

¿Tenés dudas o consultas sobre esta especialidad?